Archivo mensual: diciembre 2011

Dionisio Ridruejo, 1940

A FRANCO

Del Hacho al Pirineo has avanzado,

vega de espadas, despertando el brío,

y ya rige tu fuerte señorío,

del Océano al mar, tierra y Estado.

En su gloria de alcázar restaurado,

campamento guerrero en sol y frío,

quiere otra vez al Orbe por navío

tu solar de Castilla asegurado.

Padre de Paz en armas, tu bravura

ya en occidente extrema la sorpresa,

en levante dilata la hermosura,

al norte es muro y en el sur empresa,

mientras reclama toda su aventura

el pueblo que acompaña tu promesa.

 

El soneto de Dionisio Ridruejo se publicó por primera vez en Jerarquía. Revista negra de la Falange,,4 (1938) pág. 63 (Ahora reeditada: José Luis Orella Martínez (ed.). Jerarqvía. La revista negra de la Falange (1936-1938) [Reproducción facsímil]. Madrid: Barbarroja, 2011); y posteriormente en Poesia en armas. Madrid Jerarquía, 1940; recogido en Ridruejo, Dionisio. Primer libro de amor; Poesía en armas; Sonetos. Madrid: Castalia, 1979. L/L 860 RID pri ; reproducido en Historia de la literatura fascista española. T. 2: Antología. Madrid: Akal, 1987, pág. 596.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Mithraic Emblems, Roy Campbell

Of seven hues in white elision,
the radii of your silver gyre,
are the seven swords of vision
that spoked the prophets’ flaming tyre;
their sistered stridencies ignite
the spectrum of the poets’ lyre
whose unison becomes a white
revolving disc of stainless fire,
and sights the eye of that sole star
that, in the heavy clods we are,
the kindred seeds of fire can spy,
or, in the cold shell of the rock,
the red yolk of the phoenix-cock
whose feathers in the meteors fly.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Lorca y la Guerra Civil

“La enorme figura del poeta y dramaturgo,
que ya había traspasado fronteras, y su rápida ejecución
han llenado de claroscuros un relato con demasiados narradores” […]

http://www.elmundo.es/especiales/espana/guerra-civil/lorca.html

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡Ay! Carmela

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Elegía

Joan Manuel Serrat canta Elegía de Miguel Hernández.

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Discurso a los jóvenes, Ángel González

Discurso a los jóvenes  (Sin esperanza, con convencimiento. Barcelona: Colliure, 1961)

De vosotros,
los jóvenes,
espero
no menos cosas grandes que las que realizaron
vuestros antepasados.
Os entrego
una herencia grandiosa:
sostenedla.
Amparad ese río
de sangre,
sujetad con segura
mano
el tronco de caballos
viejísimos,
pero aún poderosos,
que arrastran con pujanza
el fardo de los siglos
pasados.

Nosotros somos estos
que aquí estamos reunidos,
y los demás no importan.

Tú, Piedra,
hijo de Pedro, nieto
de Piedra
y biznieto de Pedro,
esfuérzate
para ser siempre piedra mientras vivas,
para ser Pedro Petrificado Piedra Blanca,
para no tolerar el movimiento
para asfixiar en moldes apretados
todo lo que respira o que palpita.

A ti,
mi leal amigo,
compañero de armas,
escudero,
sostén de nuestra gloria,
joven alférez de mis escuadrones
de arcángeles vestidos de aceituna,
sé que no es necesario amonestarte:
con seguir siendo fuego y hierro,
basta.
Fuego para quemar lo que florece.
Hierro para aplastar lo que se alza.

Y finalmente,
tú, dueño
del oro y de la tierra
poderoso impulsor de nuestra vida,
no nos faltes jamás.
Sé generoso
con aquellos a los que necesitas,
pero guarda,
expulsa de tu reino,
mantenlos más allá de tus fronteras,
déjalos que se mueran,
si es preciso,
a los que sueñan,
a los que no buscan
más que luz y verdad,
a los que deberían ser humildes
y a veces no lo son, así es la vida.

Si alguno de vosotros
pensase
yo le diría: no pienses.

Pero no es necesario.

Seguid así,
hijos míos,
y yo os prometo
paz y patria feliz,
orden,
silencio.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Pablo Neruda en la poesía de la Guerra Civil española

“A raíz de la lectura de “Confieso que he vivido”, las entretenidas memorias de Neruda que tanto nos muestra de la ideosincracia del chileno y nos acerca más a este gran personaje, con todos sus voraces apetitos (de todo tipo), quisiera compartir algunos detalles -aunque no sean del total agrado de una erudita y medieval amiga bloguera- que me han impresionado de ese amargo período de la historia española: su sangrienta guerra civil.
Neruda recuerda que para él la guerra de España empezó el 19 de julio del año 1936, cuando no concurrió a una cita con Neruda, acordada para esa noche, Federico García Lorca, que era apresado y posteriormente fusilado en Granada. Según Neruda, esa guerra cambió su poesía.
Muchos poetas, escritores e intelectuales lucharon contra esa guerra, la que según Neruda despertó la mayor muestra de solidaridad de éstos, más que en la segunda guerra mundial, que empezaría unos años después. Neruda participó en la organización de varios congresos de escritores que se pronunciaban en contra de Franco. Además, por este apoyo, Neruda perdió su cargo de Cónsul en Madrid, ya que Chile apoyaba a este general.
Pero lo que quería contar era como se gestó e imprimió el libro de Neruda “España en el corazón”, en plena guerra civil. Un amigo de Neruda, Manuel Altolaguirre, poeta e impresor, instaló una imprenta en el frente del Este, cerca de Gerona, en un viejo monasterio, en medio de los cruentos combates.
Los soldados de ese frente de resistencia aprendieron a parar los tipos de imprenta. Y cuando faltaba papel, lo fabricaron ellos mismos en un molino abandonado. Eso sí, con una mezcla muy extraña, que incluía de todo, banderas del enemigo, túnicas ensangrentadas de soldados moros y otros elementos insólitos, pero a pesar de todo, el papel quedó muy hermoso, según Neruda.
Los pocos ejemplares que se conservan asombran por su tipografía y por los pliegos de su misteriosa manufactura. Incluso, Neruda recuerda haber visto uno de ellos en la biblioteca del Congreso Norteamericano, en Washington, puesto en una vitrina especial, como uno de los libros más raros del mundo.
Neruda termina este relato señalando que apenas impreso y encuadernado su libro, sobreviene la derrota de la República y comienza el éxodo de cientos de miles de españoles, y de estos soldados del Este que, orgullosos de haber trabajado en el libro, llevaban sacos de éstos en su camino a Francia. Esta columna fue muchas veces bombardeada y los pocos que lograron cruzar la frontera fueron muy maltratados. Un bello párrafo finaliza con estas palabras: “En una hoguera fueron inmolados los últimos ejemplares de aquel libro ardiente que nació y murió en plena batalla”.

[Extraído de http://garaya.blogspot.com/2005/08/neruda-y-la-guerra-civil-espaola.html%5D

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized